Páginas

martes, 3 de febrero de 2009

Palestina. Cronología de una ocupación

Extraido de un texto editado por ACSUR-Las Segovias

1895. El territorio palestino se encuentra dentro de los límites del Imperio Otomano, al cual pertenece desde el siglo XVI. La población alcanza el medio millón de personas, de las que cerca de 50.000 son judías.

1897. Tiene lugar en Basilea (Suiza) el primer Congreso Sionista que expide el Programa sobre la colonización de Palestina y el establecimiento de la Organización Sionista Mundial (OSM). Tras barajar diversas posibilidades en África y América Latina, el Congreso Sionista decide en 1906 que el hogar nacional judío deberá ser establecido en Palestina.

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, Inglaterra promete la independencia de las tierras árabes, aún bajo gobierno otomano, a cambio del apoyo árabe contra Turquía, que había tomado parte en la guerra del lado de Alemania.


1916. Durante la guerra, Inglaterra y Francia firman el Acuerdo Sykes-Picot por el que dividen la región árabe en zonas de influencia. Líbano y Siria son asignadas a Francia, Jordania e Irak a Inglaterra Y Palestina es internacionalizada, excluyendo su prometida independencia.

1917. El Secretario de Relaciones Exteriores británico, Lord Balfour, envía una carta a líderes sionista Lord Rothsclhild, más tarde conocida como “Declaración Balfour” en la que compromete a Inglaterra en el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío.

La población de Palestina alcanza los 700.000 habitantes, De los cuales 574.000 son musulmanes, 74.000 cristianos y 56.000 judíos.

1922. Según el mandato resultante de la conferencia de San Remo de la Sociedad de Naciones (1920), Inglaterra pasa a gobernar el territorio palestino, y se profundiza aún más en el contenido de la Declaración Balfour, reconociendo a la Organización Sionista como el “Organismo Nacional Judío mediante la organización de la inmigración y asentamiento en gran escala de judíos del exterior en tierras que el Organismo adquiriría en Palestina”.

Antes incluso de esta declaración y hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial la Organización Sionista, con el apoyo de la autoridad colonial británica atrae hacia Palestina a un gran número de migrantes judíos de todo el mundo.


La población de Palestina alcanza 750.000 personas, de las que 88.000 son judías.


1939. De un total de 1.500.000 personas viviendo en Palestina, 445.000 son judías. El dramático incremento en los años 30 y 40 se produce por el gran número de personas que huyen del horror nazi en Europa.

El dominio judío sobre las tierras de Palestina ha pasado de un 0’5 % en 1895 a casi un 6 % en 1939.

Entre 1920 y 1939 se producen numerosas revueltas contra el sionismo y las sucesivas decisiones del mandato británico a favor del mismo, que son violentamente reprimidas por el poder colonial.

En 1937 una comisión real británica, ante la imposibilidad de encontrar una solución viable conjunta a la implantación de un estado judío entre la población árabe palestina, redacta una propuesta de partición del territorio palestino. Esta propuesta no es aceptada por ninguna de las dos partes.

En mayo de 1947, la Asamblea General de las recién creadas Naciones Unidas crea la Comisión Especial de las Naciones Unidas para Palestina con la autorización de vincular la cuestión de la población judía de origen europeo con la cuestión de Palestina, a pesar de las protestas de las autoridades palestinas y de otros representantes árabes, que alegaban que otro países también debían ofrecer refugio a los numerosos grupos de población judía desplazada por la guerra.

A pesar de las dudas sobre la competencia jurídica de las Naciones Unidas para efectuar la partición del país, finalmente, después de intensas maniobras políticas, la Asamblea General aprueba el Plan de partición de Palestina con el voto de la mayoría de la Comisión Especial, excluyendo el voto contrario de los países árabes. La partición deja menos del 43 % del territorio para la mayoría árabe y más del 56 % para la población judía. Jerusalén se establece como territorio internacionalizado.


1948. El mandato británico sobre Palestina debía terminar y los dos estados (árabe y judío) debían obtener la independencia. La violencia que ya antes se había expandido por todo el territorio, estalla tras la declaración del Estado de Israel el 14 de mayo de 1948, con la entrada en liza de los países árabes circundantes. Finalmente, tras la firma de los correspondientes armisticios, el territorio de Palestina queda dividido ente el control israelí, egipcio y jordano.

Alrededor de 750.000 palestinos son expulsado del territorio ocupado por Israel convirtiéndose en refugiados en los territorios de Gaza y Cisjordania (ocupadas por Egipto y Jordania) y en otros países cercanos. Desde ese momento, la cuestión de la población refugiada ha sido uno de los pilares de las reclamaciones para una solución justa del conflicto. El derecho al retorno, a recuperar la posesión de sus casas y propiedades, y a recibir compensaciones por los daños sufridos.


El control israelí sobre de Palestina asciende en el año 1948 al 77 %.

1967. Como resultado de la Guerra de los Seis Días entre Israel y los países árabes en junio, Israel ocupa Cisjordania, hasta ese momento bajo control jordano, y Gaza, bajo control egipcio, además de la península de Sinaí (Egipto) y los Altos del Golan (Siria).

1973. Tras la guerra del Yom Kippur en octubre, nuevamente entre Israel, Siria y Egipto, y tras el embargo de suministro de crudo aprobado por la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) a los países aliados de Israel como los EE.UU., y las presiones internacionales por la crisis económica generada, Israel inicia negociaciones con Egipto que fructifican en la devolución del Sinaí. Mientras, los Altos del Golan, considerados una de las principales fuentes de recursos hídricos en la zona, no han sido devueltos a Siria.

1994. Con la firma de los Acuerdos de Paz de Oslo s constituye una distribución temporal del control sobre distintos tipos de áreas en Cisjordania y Gaza (zona A) controlada por la recién creada Autoridad Nacional Palestina, (zona B) con control israelí y (zona C) bajo control total de Israel. El área A, que corresponde con los principales núcleos urbanos: Nablus, Tulkarem, Jenin, Ramallah, Jericó, Belén o Hebrón, está sirviendo de plantilla para la política de hechos consumados por parte del gobierno israelí, anexionando territorios y cortando la comunicación entre zonas enteras de Cisjordania por medio de la construcción de asentamientos ilegales, y desde 2002 con la construcción del Muro de la Vergüenza.


En la actualidad. Según los planes actuales, Israel pretende controlar cerca del 90 % de todo el territorio palestino.

Gaza, una cárcel al aire libre de 360 Km2. Donde vive un millón y medios de personas, constituyendo una de las zonas más densamente pobladas del mundo, con unos niveles de pobreza que aumentan dramáticamente debido al bloqueo de toda su frontera por parte del ejército israelí y los continuos ataques que destruyen sus precarias infraestructuras.

Jerusalén, ciudad en disputa por las dos partes, quedará anexionada de facto, por medio del muro y los asentamientos estratégicamente construidos para aislarla de resto de Cisjordania. Los planes israelíes en la actualidad contemplan el aislamiento mediante muros de los barrios palestinos de Jerusalén Este.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada